Quantcast

Señales de que un matrimonio no va a durar


Redacción Agencias | 11/14/2017, 8:43 a.m.
Señales de que un matrimonio no va a durar

Los organizadores de boda (o wedding planners) no sólo son expertos en discutir con vendedores y en garantizar la ceremonia perfecta. También son bastante buenos determinando qué matrimonios están hechos para durar eternamente... y cuáles son tan inestables como una tarta de cinco pisos en el asiento trasero de un coche que va por un camino rural.

A continuación se enumeran los 10 signos que, para estos organizadores de boda, indican que una pareja va a acabar en divorcio.

Uno de los miembros de la pareja se porta fatal con el otro.

"He visto a novios llamar a su pareja cosas despreciables, despropósitos que no te imaginarías. Cuando veo que esto ocurre, me tengo que esforzar mucho por no levantarme del escritorio y dar a la otra persona un gran abrazo. En mi opinión, cuando uno de los novios roza el abuso verbal (además, en público), es señal de una falta de respeto y de un desprecio graves. Es ese caso, es muy probable que lo de casarse no sea buena idea". ― Jenny Orsini, propietaria y directora creativa de Jenny Orsini Events, Inc., en Berkeley Heights, Nueva Jersey (EE UU)

El padrino/madrina/dama de honor no menciona al nuevo esposo/a en su discurso.

"Creo que es bastante revelador cuando en el brindis no se menciona a un miembro de la pareja. Tampoco es buena señal si se menciona, pero se hace de una forma sarcástica o pasivo agresiva. Si a tus amigos o a tus familiares no les impresiona la persona con la que planeas vivir el resto de tu vida, quizá está bien parar y preguntarse a qué se debe esto. ¡Son las personas que más te quieren! Puede que hayan visto algo que a ti se te ha pasado. Me alegra mucho cuando veo una conexión genial entre la pareja y los amigos de ambos. Se nota cuándo los amigos son parte de ese amor y creo que eso contribuye a que una relación sea duradera". ― Chelsea Forcum, copropietaria y 'planner' en CK Events en Portland, Oregon (EE UU)

Un miembro de la pareja toma decisiones sobre la boda sin que el otro esté delante.

"Cuando la pareja empieza a llamarme independientemente del otro, tratando de cambiar decisiones clave que tomaron juntos, me pone nerviosa. Dicen cosas como: 'No hace falta que menciones esta llamada' o 'ayúdame a convencerlo'. Si no pueden ponerse de acuerdo en el lugar de la boda o en la lista de invitados, me preocupa cómo gestionarán los problemas reales que se encuentren en el futuro". ― Tracie Domino, fundadora y directora creativa de Tracie Domino Events en Tampa, Florida (EE UU)

Se interesan más por la boda que por la relación en sí.

"Obviamente, planear bodas de gran presupuesto es bueno para mi negocio, pero me preocupa cuando veo que la gente se gasta un montón de dinero y presta muy poca atención a su futuro matrimonio. Sería ideal que el proceso de organizar la boda fuera súper romántico y se sintiera el amor que emana de los novios. No obstante, a veces, trabajamos con clientes muy jóvenes que parecen no estar preparados para el enorme compromiso del matrimonio y que, en cambio, están encantados con celebrar una fiesta gigante a costa del dinero de mamá y papá. O también se ven clientes mayores que se gastan su propio dinero y quieren usar la boda para demostrar su éxito. En ambos casos, me pregunto cómo se sostendrá la relación cuando se hayan recogido las mesas y las sillas y se haya vaciado la pista de baile". ― Randi Lesnick, CEO y 'planner' en Randi Events en Nashville, Tennessee (EE UU)