Quantcast

Trucos para que tu hijo deje el chupete


Redacción Agencias | 11/20/2017, 8:45 a.m.
Trucos para que tu hijo deje el chupete

A partir de los 12 meses conviene ir restringiendo el uso del chupete poco a poco para que al llegar a los 2 años no lo necesite.

Tiene muchos beneficios para el bebé

El chupete ayuda a los niños a tranquilizarse y a entretenerse chupando, calma su llanto, les alivia el dolor cuando les salen los dientes o tienen cólicos y les da la seguridad que necesitan para pasar sus transiciones: de la actividad al reposo, de estar con sus padres a quedarse solos en su cuarto... (Jamás hay que colgárselo al niño del cuello, sino sujetárselo a la ropa con un broche y una cadenita corta). Además, reduce el riesgo de muerte súbita, porque facilita el control de la respiración e incita a los pequeños a permanecer boca arriba. Y es más recomendable que el dedo, porque es más fácil de suprimir y perjudica menos la dentadura.

Ha llegado el momento

Pero, a pesar de estas ventajas, no conviene prolongar su uso más allá de los 24 meses. A esa edad el bebé pierde esta condición para convertirse en un niño pequeño que anda y come solo, dice sus primeras palabras, se inicia en el control de esfínteres... Por eso, desde el punto de vista psicológico, su dependencia del chupete no es sana. Es una reminiscencia de su etapa de bebé, ya superada, y puede causarle retrasos en el habla (con el chupete en la boca no puede pronunciar bien) y dificultades en sus relaciones con otros pequeños. Y para que a los 2 años el niño ya no necesite chupete, conviene ir restringiendo su uso poco a poco desde los 10-12 meses, una vez que ha desaparecido el reflejo primario de succión

Con cariño y sin prisas

Tu hijo abandonará antes el chupete si tienes en cuenta estas pautas: No lo dejes a su vista. Si no lo ve, se acordará menos de él.Dáselo solo cuando lo reclame (nunca por sistema) y en momentos muy concretos del día: al acostarlo, cuando le dejas para irte a trabajar...Por la noche, quítaselo en cuanto veas que se ha quedado dormido.Pacta con él que no puede sacarlo a la calle, y en casa limita su uso a lugares concretos (su cuarto...).Cuando quieras que lo deje definitivamente, haz unas rajitas en la tetina con una cuchilla. Así le gustará menos.Procura que su adiós al chupete no coincida con otro cambio importante en su vida que pueda producirle ansiedad (quedarse con una canguro, por ejemplo), no le ridiculices ni te burles de él por llevarlo mientras aún lo necesite y, si se resiste a abandonarlo, espera un poco más: forzarle a dejarlo puede ponerle nervioso y esto reforzaría su necesidad de chupar.

Cómo decirle adiós

Hemos recopilado distintos trucos de padres y madres con los que han conseguido que sus hijos dejen de usar chupete. Seguro que alguno de ellos también funciona con tu hijo: Dejarlo en la ventana para que se lo lleve un pájaro, a cambio de un regalo.Animarle a que él solito, que ya es mayor, lo tire al cubo de la basura.Regalárselo a los Reyes Magos la noche del 5 de enero, para que se lo lleven a otros niños más pequeños y a él le compensen con una sorpresa.Sustituirlo por un peluche suave del que pueda encariñarse, para que este objeto le ayude a superar su dependencia afectiva del chupete.