Quantcast

Tips para los primeros días con el bebé


Redacción Agencias | 11/30/2017, 2:44 p.m.
Tips para los primeros días con el bebé

No te preocupes, todo irá sobre ruedas. Aquí tienes algunos consejos para esos primeros días.

Prohibido agobiarse

Las cosas claras: hasta que te adaptes a los horarios de comida, sueño, baño, paseo y cuidados de salud del bebé y empieces a ganar confianza en ti y en lo que puedes hacer (¡mucho más de lo que crees!) vas a pasar un periodo de tiempo con un poquito de caos a tu alrededor. Seguramente, cosas que antes te importaban, ahora pasarán a un segundo o tercer plano (la casa no va a estar tan arreglada como a ti te gusta, pero ¡no pasa nada!). Lo primero es estrechar el vínculo con tu hijo, entender sus necesidades y disfrutar mucho juntos (el papá también tiene que participar). Y al mismo tiempo, tu salud (has de recuperarte bien del proceso del parto), tu bienestar (levanta el ánimo y piensa siempre en positivo) y los del bebé, son lo más importante, todo lo demás... puede esperar.

Delegar tareas

Durante los primeros días (o semanas) asegúrate de que tu pareja, tu madre o una amiga íntima van a estar contigo unos días, para que tú puedas delegar tareas y centrarte en descansar y en observar las reacciones de tu bebé. Aprovecha para dormir cuando él lo haga. Es la única manera de que tu cuerpo se reponga y no te quedes sin energía, ahora que los horarios se han vuelto un poquito desconcertantes. Una mamá reciente agotada es más probable que pierda los nervios y sea presa fácil de una depresión.

Comer bien

Tu cuerpo no va a volver a ser el que era hasta dentro de unos meses, así que no te obsesiones con dietas (mucho menos si estás dando el pecho) ni con la imagen que te devuelve el espejo: come equilibradamente (carne, pescado, legumbres, pasta, verduras...), haz cinco comidas al día, hidrátate bien, sobre todo si estás amamantando al niño, y deja la dieta para cuando tu médico te permita hacerla. Aunque, ojo, esto no significa que puedas descuidarte: si te entra hambre a deshoras no asaltes la nevera para comer cualquier cosa ni te atiborres a bollería. Cuenta con alguien para que te haga la compra o apúntate a la compra online que ofrecen numerosas marcas y grandes superficies. Ten a mano fruta y verdura que puedas comer en crudo: tómate una manzana o prepárate un zumo natural a media mañana. También puede ser práctico tener queso fresco en tarrinas, yogures, pan tostado integral, legumbres en frasco y nueces para combatir los picos de hambre.

Ir al médico

Tu salud es importantísima. Una mínima infección, un dolor recurrente o una subida anormal de temperatura puede hacer que te encuentres indispuesta y no te sientas capacitada para atender al bebé. Por tanto, no te saltes ningunarevisión del postparto, acude al ginecólogo ante cualquier duda que te surja sobre tu recuperación o al médico de cabecera si crees que puede ser de su especialidad.

Lo mismo si tienes dudas sobre la salud del bebé, no tengas reparo en llevar a tu pequeño al pediatra siempre que lo consideres. Las mamás coinciden: más vale pecar de pesadas que de confiadas.

Quedar con amigas

Hablar de lo que te preocupa, exteriorizarlo y que alguien te escuche es una terapia vital para ti, ya que supone el primer paso para superar la situación anímica, propia del postparto, en la que te encuentras. Seguramente ya hablas con tu pareja, pero además conviene tener la visión de otras madres recientes que tienen las mismas dudas que tú. Quedar con amigas o con compañeras del curso de preparación para pasear al bebé y hablar de esas dudas (descubrir que no eres la única con esas preocupaciones, reduce la intensidad del problema), pero también para salir sin el niño, de vez en cuando, y poder hablar de temas diferentes al mundo infantil. Tenerlas ahí y disponer de un tiempo para ti, te sacará de más de un apuro y te mantendrá el ánimo a flote