Quantcast

¿Es normal el acné durante el embarazo?


Redacción Agencias | 10/20/2017, 2:55 p.m.
¿Es normal el acné durante el embarazo?

El embarazo puede llevar consigo consecuencias tan inapropiadas, inesperadas y desagradables como la aparición de acné por zonas tan visibles como la cara. Estás embarazada y, de repente, tu rostro se ha llenado de granitos como si de una adolescente se tratase. ¿Qué está pasando? ¿Es normal? ¿Qué puedes hacer?

Esta repentina y posible aparición de ‘imperfecciones’ se debe al aumento de los niveles de hormonas como la progesterona, la lactógena, la gonadotropina coriónica humana, más conocida como la ‘hormona del embarazo’, y los estrógenos. El exceso de estas hormonas estimula las glándulas sebáceas produciendo más del habitual, lo que unido a las células muertas consigue bloquear los poros de la piel, dando lugar posteriormente a las temidas espinillas, barros o puntos negros.

En diferentes formas

El acné durante el embarazo es bastante imprevisible. Aunque normalmente aparece en el primer trimestre y va desapareciendo poco a poco, cada mujer es un caso diferente. Puede tener lugar en cualquier momento del proceso y desaparecer de pronto o, para tu desgracia, acompañarte durante toda la gestación.

Incluso en su forma, el acné es imprevisible ya que puede tener lugar como un brote ligero, regular o incluso severo. Dando lugar en este último caso, a inseguridades psicológicas acompañadas de una baja autoestima. Si esto sucede, se recomienda acudir a un especialista que nos ayude a nivel psicológico a poder afrontar la situación sin que el feto sufra las consecuencias de nuestro estado anímico.

Pautas para minimizar sus efectos

A continuación, te damos unas pautas para minimizar las consecuencias físicas más visibles que provoca el temido acné:

-Cada día al despertar y antes de irte a dormir, lava la zona afectada con un jabón neutro o apto para pieles grasas y que sea no comedogénico.

-No frotes tu rostro con toallitas o con la toalla. Sécalo dando suaves golpecitos.

-No te toques bajo ningún concepto la zona afectada. No aprietes, rasques o intentes vaciar de pus los granos. Sólo conseguirás empeorar la situación y extender el acné a otras zonas.

-La crema hidratante que utilices debe ser libre de aceites o apta para pieles grasas.

-Si utilizas una crema solar, escógela también libre de aceites.

-Los productos de limpieza deben ser neutros y aptos para pieles grasas.

-Exfolia la piel una vez a la semana como mínimo para eliminar el máximo de células muertas posible.

-Mejor no utilizar maquillaje para no taponar los poros o lo menos posible.

-Bebe mucha agua, haz deporte apto para embarazadas, duerme bien y come mucha fruta y verdura. Un estilo de vida saludable promueve el bienestar físico y el buen funcionamiento interno de tu cuerpo y por ende, el buen estado de tu piel.

-El gel de aloe vera es un buen aliado para hidratar, proteger y cuidar la piel grasa.

La buena noticia es que a menudo, y conforme avanza el embarazo y el volumen de sangre aumenta, al retener más agua, tu piel puede parecer más elástica, brillante y saludable.