Quantcast

¿Cómo es el nuevo Volkswagen Polo?


Redacción Agencias | 9/5/2017, 2:40 p.m.
¿Cómo es el nuevo Volkswagen Polo?
El nuevo Volkswagen Polo | Foto Cortesía

El nuevo Polo crece y se acerca cada vez más al Golf.

El Volkswagen Polo se acerca al Golf. La sexta entrega del utilitario de Volkswagen supera las características habituales en los automóviles de su tamaño y ofrece una imagen, espacio a bordo y comodidad de rodadura más propias de un familiar compacto, como su icónico hermano mayor. Al igual que ha sucedido con los nuevos Ford Fiesta y Seat Ibiza, el Polo 2017 lleva el concepto de utilitario a cotas superiores.

El inconveniente es que el despliegue de medios se nota en los precios, que también crecen y como el resto del coche se acercan a los del Golf: desde 14.740 euros. Las primeras unidades llegarán en diciembre y serán de gasolina, mientras que las diésel saldrán en enero. Y hacia mediados de 2018 aparecerán otras versiones como el GTi, que llevará un motor 2.0 turbo de 200 CV.

La única carrocería disponible será la presentada de cinco puertas, porque desaparece la actual de tres. Pero en 2018 llegará una variante SUV,denominada T-Cross, que resultará similar al Seat Arona, el derivado con traje campero del nuevo Ibiza. Además, y como el Volkswagen Polo saliente, se seguirá fabricando en Landaben (Pamplona), ayudando al sostenimiento de la industria española.

Ahora mide 4,05 metros de largo, ocho centímetros más, y crece otros siete a lo ancho, y estas medidas potencian su presencia y mejoran al mismo tiempo el desahogo de la cabina, porque puede acomodar adultos altos atrás aunque los delanteros sean también de talla grande. El maletero mejora todavía más, pasa de 280 a 351 litros y puede llevar rueda de repuesto normal.

Al volante se aprecia también su mayor porte, porque el aumento de anchura hace que pise con más aplomo, mientras que el incremento de rigidez estructural beneficia la precisión de guiado: sube de los 14.000 newton metro por grado del Volkswagen Polo actual a los 18.000 del nuevo. La cuidada insonorizacióny suavidad de mandos terminan por definir un conjunto refinado para un utilitario.

Los motores llegarán por etapas. En diciembre saldrán dos 1.0 MPi, con 65 y 75 CV, y un 1.0 TSi turbo de 95. En enero aparecerán los dos 1.6 TDi, 80 y 95 CV, y unos meses después, el 1.0 TSi de 115 y el 1.0 TGi de gas natural y 90, que reduce las emisiones y los costes de uso y permitirá acceder al centro urbano aunque se restrinja el tráfico por polución. Todos son de tres cilindros (salvo los TDi) y llevan cambio manual de cinco marchas, aunque en la mayoría se puede montar el automático DSG de siete (unos 1.600 euros).

Vistoso y bien equipado, pero con algún ‘pero’

Aunque mantiene una distribución de mandos clásica, el nuevo Volkswagen Polo recoge las tendencias de moda y puede incluir instrumentación digital y una pantalla táctil de hasta ocho pulgadas que sirve como centro de control. Y ofrece una presentación moderna. Asimismo, la cabina se puede personalizar al gusto, escogiendo entre diversas tapicerías y aplicando bandas decorativas que pueden ir a juego con la carrocería (en la imagen) o en contraste. También destaca la ergonomía de mandos, muy afinada, y el espacio interior, que resulta sorprendente para un utilitario.

El equipamiento se divide en tres acabados, Edition, Advance y Sport. El primero recoge todo lo fundamental y algún extra (aire, USB, Bluetooth, elementos de seguridad...), aunque hay que subir al acabado Advance (700 euros más) para disponer de elementos deseables como las llantas de aleación y el volante de cuero, que realzan el conjunto.