Quantcast

Algunos pacientes con cáncer de tiroides pueden retrasar la cirugía


Liz Szabo | Kaiser Health News | 9/11/2017, 5:49 p.m.
Algunos pacientes con cáncer de tiroides pueden retrasar la cirugía
El doctor R. Michael Tuttle, endocrinólogo del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, examina aTerry DeBonis, quien fue diagnosticada con cáncer de tiroides hace cuatro años. | Cortesía del Memorial Sloan Kettering

La incidencia de cáncer de tiroides casi se triplicó de 1975 a 2009, de acuerdo con un estudio de 2014, con casi todo este aumento procedente del cáncer de tiroides papilar, en los que el tumor crece más despacio. Sin embargo, la mortalidad por cáncer de tiroides no ha cambiado. Eso sugiere que los médicos están detectando muchos cánceres inofensivos, agregó el doctor Joseph Scharpf, otorrinolaringólogo en la Cleveland Clinic Foundation, en un editorial que acompañó al estudio.

Estudios de autopsia sugieren que alrededor del 10% de los estadounidenses tienen un cáncer de tiroides no diagnosticado, la mayoría de los cuales nunca causan daño, dijo Tuttle.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, se estima que 56.870 nuevos casos de cáncer de tiroides serán diagnosticados este año, y 2.010 estadounidenses morirán de él. Alrededor de 3 de cada 4 casos de cáncer de tiroides son diagnosticados en mujeres.

"Hemos estado tratando cosas que no creo que necesiten ser tratadas", dijo Tuttle.

La eliminación de la tiroides deja a los pacientes dependientes de las hormonas de reemplazo de la tiroides durante el resto de sus vidas. Muchos de estos pacientes se quejan de aumento de peso y fatiga, simplemente no se sienten como ellos mismos, dijo Tuttle.

Luego de una investigación alentadora realizada por científicos japoneses, hace cinco años, el Memorial Sloan Kettering decidió que era seguro permitir que algunos pacientes con tumores de bajo riesgo retrasaran la cirugía, explicó Tuttle. Los médicos todavía recomiendan la cirugía inmediata para los pacientes cuyos tumores son más grandes, más agresivos, o que se han extendido fuera de la glándula tiroides.

Hasta ahora, sin embargo, la mayoría de los médicos estadounidenses no sabían si ver y esperar sería seguro, dijo Tuttle.

La mayoría de los pacientes en el nuevo estudio no deberían siquiera haber tenido una biopsia, escribió Scharpf. Esto es porque la American Thyroid Association recomienda no realizar biopsias con aguja en tumores tiroideos menores de 10 milímetros.

Algunos pacientes dicen que todavía quieren que sus médicos traten sus tiroides más agresivamente.

Katie Brown, de 44 años, sobrevivió al cáncer cervical a los 22 años y perdió a su padre a causa de un cáncer de pulmón. Por eso, cuando su médico notó varios crecimientos pequeños en su tiroides -detectados mientras vigilaba una condición del hígado- Brown se preocupó. Cuando una biopsia no consiguió ningún tejido utilizable, su médico sugirió el método de vigilancia y esperar. Pero Brown, quien vive cerca de Dallas, dijo que prefería tener otra biopsia más pronto que tarde.

"Odio la espera", dijo Brown.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.