Quantcast

El condado de Miami-Dade levanta el toque de queda por Irma


Redacción Agencias | 9/12/2017, 2:57 p.m.
El condado de Miami-Dade levanta el toque de queda por Irma

El condado de Miami-Dade, el más populoso de Florida, levantó el toque de queda que se decretó el pasado sábado ante la llegada del huracán Irma.

El alcalde del condado, Carlos Giménez, dijo en una rueda de prensa que, aunque se ha levantado la medida en el condado, los toques de queda de la ciudad "podrían seguir vigentes".

La ciudad de Miami sí que decidió levantar el toque de queda de doce horas que estaba vigente cada noche desde el sábado desde las 19.00 hora local, según anunció su alcalde, Tomás Regalado, a través de Twitter.

Por contra, el alcalde de la vecina Miami Beach, Philip Levine, anuncio a través de la misma red social que esta noche mantendrán la restricción de circular por las calles desde las 23.00 hasta las 07.00 hora local por "motivos de seguridad".

Levine añadió que la venta de alcohol en la ciudad costera está prohibida desde esa hora de la noche.

El condado de Broward, al norte de Miami y donde se encuentra la ciudad de Fort Lauderdale, levantó el toque de queda el pasado lunes, menos de 48 horas después de ser impuesto a las 16.00 hora local, a pesar de las críticas de algunos alcaldes del condado.

"La gente necesita volver a la normalidad", dijo hoy la alcaldesa del condado de Broward, Barbara Sharief, quien añadió que la meta ahora es "la recuperación y restauración, y eso significa que necesitamos que la gente regrese al trabajo, que obtenga alivio y recuperen los negocios lo antes posible".

Otras ciudades decidieron continuar bajo el toque de queda para así dar a los equipos de limpieza más tiempo y espacio para trabajar en la restauración de los daños que Irma dejó a su paso este pasado domingo.

El condado de Monroe, donde se encuentran los cayos, por donde Irma alcanzó la costa de EE.UU. este domingo como huracán de categoría 4 y que dejó devastado, mantiene todavía el toque de queda.

De esta forma, las autoridades también pretenden mantener a la gente lejos de los caminos peligrosos y permitir que los equipos de limpieza lleguen a las zonas más afectadas tras el paso arrollador de Irma, que ha dejado en Florida al menos 7 muertos.