Quantcast

Cómo evitar que mi hijo contagie los piojos a otros niños


Redacción Agencias | 9/22/2017, 2:34 p.m.
Cómo evitar que mi hijo contagie los piojos a otros niños

Durante el verano es normal que los niños pasen mucho tiempo con otros niños y jueguen en grupo. Les gusta intercambiar gorras, abrazarse y tumbarse en las mismas toallas, compartiendo todos los utensilios que estén utilizando en sus juegos. Por eso, no son tan conscientes del peligro de contagiarse de piojos y es probable que los cojan con facilidad.

Puede que un niño con piojos haya seguido yendo a la escuela, incluso después de las vacaciones de verano, y haya podido contagiar a tu hijo. Notarás que tu pequeño tiene piojos, porque se rascará la cabeza constantemente e incluso podrás ver al insecto vivo revoloteando por su pelo. Dependiendo de si tiene más o menos sentirá más picor y los piojos serán más visibles.

En el caso de que tu hijo tenga piojos lo mejor será que no acuda a la escuela y que no tenga contacto directo con su cabello con otras personas, ya que es así como saltan los piojos de una cabeza a otra. Sin embargo, esta no es la única manera de evitar el contagio de piojos, así que te ayudamos a descubrir cómo evitar que tu hijo contagie los piojos a los otros niños.

Cuando hay piojos en el pelo

Si puedes ver al insecto vivo en la cabeza de tu hijo es que el riesgo de contagiar es mayor. Lo que suelen hacer los piojos es saltar a la cabeza de una persona que todavía no los tiene y ahí poner sus huevos, las liendres. Estos huevos se abrirán a los pocos días y la persona afectada tendrá la cabeza llena de piojos, que es el insecto ya vivo.

Por lo tanto, si tu hijo tiene piojos lo mejor será que no acuda a la escuela ese mismo día. Deberás comprar un champú especial para matar los piojos y también eliminar las liendres que hayan podido dejar en su cabello. Será necesario que adquieras también un peine especial, ya que las liendres quedan muy enganchadas y necesitarás paciencia para ir quitándolas una a una si quieres que tu hijo deje de tener piojos lo antes posible.

Una vez hayas lavado el cabello con el champú antipiojos es normal que los piojos empiecen a caer muertos. No obstante, dependiendo de cuántos tenga tu hijo, deberás lavar su cabello en varias ocasiones con tal de poder eliminar todos aquellos insectos vivos que tenga en el pelo y que irán cayendo muertos poco a poco.

Cuando ya no le queden piojos vivos en el cabello el riesgo de contagio será mucho menor, puesto que las liendres son los huevos de los insectos que todavía no han nacido y que también es probable que no vayan a hacerlo, ya que pueden haber muerto tras la aplicación del champú antipiojos.

Cuando ya solo quedan las liendres

Algunos padres deciden enviar a los hijos al colegio cuando ya solamente les quedan las liendres. Sin embargo, lo más recomendable es eliminarlas todas del cabello antes de que los niños vuelvan a la escuela, no solo por el riesgo de contagiar, sino porque los demás niños y profesores pueden ser conscientes de que el niño todavía tiene las liendres de los piojos en el cabello.

Eliminar las liendres puede que sea una tarea pesada, ya que los huevos están muy bien pegados a la raíz del pelo, asegurándose así los piojos que sus crías van a poder sobrevivir. Por eso, deberás utilizar los productos mencionados, el champú y el peine, e ir eliminando uno a uno cada uno de estos huevos. A veces el peine no llega a quitarlos bien, por lo que es probable que debas utilizar también tus uñas.

Si eliminas todas las liendres el riesgo de que vuelvan a aparecer piojos en el pelo de tu hijo es menor y también podrás enviarlo a la escuela sin miedo de que vuelvan a llamarte. Antes de volver recuerda que es probable que otros niños también estén teniendo piojos a la vez y no sabrás si sus padres les han eliminado bien todos los piojos y las liendres, por lo que es siempre recomendable aplicar colonia antipiojos a tus hijos antes de salir de casa cada mañana y enseñarles que no deben compartir gorros ni otros utensilios que vayan a la cabeza o al cabello directamente para que no se vuelvan a contagiar.