Quantcast

¿Cuál de estos tratamientos de fertilidad es mejor para ti?


Redacción Agencias | 9/29/2017, 8:51 a.m.
¿Cuál de estos tratamientos de fertilidad es mejor para ti?

Los tratamientos de fertilidad cada vez son más utilizados por las parejas que tienen problemas para que la mujer se pueda quedar embarazada, pero que no quieren perder la oportunidad de ser padres de manera natural. Una de las causas que más problemas de infertilidad puede causar es la edad con la que la mujer quiere ser madre.

A partir de los 35 años, los óvulos de la mujer ya no son de la misma calidad y las dificultades para que el embarazo llegue a efectuarse son menores. También es posible que los antecedentes médicos puedan haber dejado alguna secuela que hace que no sea tan fácil para la pareja tener un hijo.

Aunque sea más frecuente encontrar la razón de la infertilidad en la mujer, no nos podemos olvidar de que también es posible que el problema venga por parte del hombre. En este caso, la edad no sería el causante de infertilidad en el hombre, pero, hoy en día, los factores ambientales sí que están haciendo que la calidad del semen sea inferior. Con esto se dificulta que los óvulos sean fecundados correctamente y la mujer se quede embarazada.

¿Qué tratamientos de fertilidad existen?

Como ya hemos dicho, no es nada raro que una pareja busque en los tratamientos de fertilidad la solución para que la mujer se pueda quedar embarazada. Antes de comenzar con ellos, hay que determinar de dónde provienen los problemas de fertilidad para poder tener claro qué tratamiento es el más adecuado. Una vez que se tienen claros, será el propio médico el que indique cuál es la mejor forma para que la mujer se pueda quedar embarazada. Ante todo, hay que tener paciencia ya que no se sabe lo que se puede tardar en conseguir.

Muchas veces, para estos tratamientos es necesario recurrir a donantes, ya sea de óvulos, de semen o de ambos. En caso de que una de las dos personas no sea fértil, la donación es una de las opciones que se les plantea delante para poder tener hijos. A través de donantes anónimos, una mujer se podrá quedar embarazada. Este método también es usado por mujeres solteras o parejas homosexuales que quieren tener un hijo.

1. Fertilización in vitro. Se trata de un método que tarda varios meses en completarse y que, además, no siempre vale con un solo intento. Aun así, se trata de uno de los tratamientos de fertilidad más conocidos. Para empezar, la mujer está unos meses tomando medicamentos para que sus ovarios produzcan óvulos maduros y preparados para ser fecundados. Se va haciendo el seguimiento a través de analíticas. Una vez que la mujer ya ha producido el suficiente número de óvulos válidos, el médico los extrae a través de una pequeña cirugía para unirlos a los espermatozoides de su pareja o donante. Una vez fecundados, pasan a ser embriones y, pasados 3 o 5 días se colocan en el útero de la mujer. Tras esto, la mujer se inyectará o consumirá píldoras diariamente de la hormona progesterona para facilitar que el embrión sobreviva. Los inconvenientes que tiene la fertilización in vitro, aparte de que no siempre funciona a la primera, como ya hemos dicho, son los efectos secundarios y el precio. La mujer puede tener sensación de hinchazón, una mayor sensibilidad en los senos, cambios de humor repentinos, dolor de cabeza, sangrado o infección.