Quantcast

Andar sin miedo: Licencia de conducir más allá de la seguridad y la economía


Perla Lara | 4/12/2018, 8:55 a.m.
Andar sin miedo: Licencia de conducir más allá de la seguridad y la economía
Inmigrantes en Pensilvania buscan presionar a legisladores estatales para seguir los pasos de otros estados que ya han aprobado leyes que permiten a inmigrantes indocumentados solicitar licencias de conducir. | Foto Cortesía

Cuando se maneja, el ver pasar una patrulla cercana, aunque no se haya cometido una infracción, suele causar tensión; pero cuando quien conduce no tiene una licencia de conducir, esta tensión se convierte en miedo, y si la persona no solo arriesga una infracción sino hasta consecuencias que podrían llevarlo a la deportación, el manejar sin licencia, y ver pasar una patrulla se convierte en un momento cercano al pánico.

Estos miedos se pudieron controlar en Pennsylvania, cuando en el estado se permitió a los inmigrantes obtener licencias antes de cambiar la ley en 2002. Las personas que pagaban impuestos con un número de ITIN, podían tramitar una licencia de conducir, pero ese privilegio lo perdieron y desde entonces se ha empezado una batalla de diferentes organizaciones para revertir esa ley que ha afectado no solo a nivel emocional, con todas las implicaciones que conlleva, sino ha impactado también la seguridad y la economía, tal como lo hemos venido reportando en este medio.

Pensilvania tiene aproximadamente 170,000 inmigrantes indocumentados, aunque no todos tienen la edad suficiente para conducir

Sin embargo como es de entenderse y hemos recogido en los testimonios a través de los años, los niños son los que más padecen el temor a la policía todos los días. El ambiente antinmigrante de la actual administración ha exacerbado el temor de las familias que conducen sin una licencia estatal, provocando hasta ataques de ansia según lo han reportado especialistas de la salud metal que trabajan directamente con familias hispanas de la región.

Aunque existen varias organizaciones que se han unido a una Alianza Pro Licencias, una coalición de grupos de derechos de inmigrantes y personas de fe que hacen campaña para que Pennsylvania sea el 12º estado (más el Distrito de Columbia y Puerto Rico) para permitir que los inmigrantes indocumentados obtengan licencias de conducir, las luchas han estado divididas o las iniciativas no han coincidido en los tiempos, por lo que hasta ahora desafortunadamente no se ve una solución cercana.

Cada vez más lejos de un arreglo para una necesaria Reforma Migratoria, la licencia para indocumentados podría ser una decisión que contrarrestará la retórica antinmigrante que sigue extendiendo en todo el país, por lo que en las próximas elecciones los candidatos están llamados a actuar.

Danilo Burgos pre candidato Demócrata para el distrito 197, expresó que si el gobierno federal no está dispuesto a actuar para resolver el problema de la inmigración indocumentada, los estados tienen que tomar cartas en el asunto, pero sin actuar con la doble moral con la que se ha venido tratando la migración a todos los niveles.

Aunque él personalmente apoya el que se pueda volver a dar licencia no marcada a los indocumentados en Pensilvania, apunta que hay que analizar bien las consecuencias, frente a la directiva federal de hacer de las licencias el único método de identificación nacional con motivos de seguridad, y que tendrán que tener una verificación federal de identificación, lo que pondría a los indocumentados en franca vulnerabilidad. “Para este tipo de cuestiones se necesita ser empático con los inmigrantes, aprender a crear coaliciones y tener una visión de futuro”.