Quantcast

Londres continúa trabajando en una respuesta "coordinada" en Siria


Redacción Agencias | 4/12/2018, 5:43 p.m.
Londres continúa trabajando en una respuesta "coordinada" en Siria

El Gobierno británico acordó en una reunión convocada por la primera ministra, Theresa May, "continuar trabajando" con Estados Unidos y Francia para buscar una "respuesta internacional coordinada" al supuesto ataque químico en Siria el pasado fin de semana.

Los ministros del Ejecutivo llamados por May coincidieron en que "resulta vital que el uso de armas químicas no quede sin respuesta", según informó en un comunicado un portavoz de Downing Street, despacho oficial de la jefa de Gobierno, tras una reunión de dos horas.

El gabinete de la primera ministra considera que es "altamente probable" que el régimen sirio de Bachar al Asad sea responsable del ataque químico que mató el sábado a varias decenas de personas en la localidad de Duma, último bastión rebelde a las afueras de Damasco.

En una reunión en la que todos los miembros del Ejecutivo presentes "hicieron alguna contribución", se subrayó que Al Asad cuenta con un "historial de uso de armas químicas" y que el "acto bárbaro" del pasado sábado mató a decenas de personas, incluidos niños, "de la forma más espantosa e inhumana" posible.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 500 fueron atendidas en centros médicos con síntomas de exposición a agentes químicos y al menos 43 de los fallecidos presentaban cuadros relacionados con una exposición a sustancias tóxicas.

Según el portavoz oficial de May, "el gabinete estuvo de acuerdo en la necesidad de aliviar la miseria humanitaria (en Siria) y evitar que el régimen de Al Asad vuelva a utilizar armas químicas".

May dijo durante la reunión que el bombardeo del pasado sábado fue "un nuevo ejemplo de la erosión que sufre la legalidad internacional en relación con el uso de armas químicas", un escenario que consideró "profundamente preocupante para todos".

Ante la posibilidad de que el Reino Unido se sumara a una eventual respuesta militar en Siria liderada por EEUU, el jefe de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, defendió ayer la necesidad de que cualquier operación del ejército pase primero por el escrutinio del Parlamento.

El presidente estadounidense, Donald Trump, suavizó hoy su postura sobre una posible respuesta militar al ataque químico, después de haber advertido ayer de que preparaba una operación con empleo de misiles.

El mandatario puntualizó que ese ataque "podría ser muy pronto o no tan inmediato".

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró por su parte que dispone de pruebas de que se usaron armas químicas en el ataque al enclave opositor de Duma y que fueron lanzadas por el régimen de Bachar al Asad.

Macron subrayó asimismo que tratará de "mantener al máximo la estabilidad en la región" y que "Francia no permitirá que haya una escalada ni que nada dañe esa estabilidad".