Quantcast

Claves para que tu bebé tenga un sueño seguro


Redacción Agencias | 2/26/2018, 8:48 a.m.
Claves para que tu bebé tenga un sueño seguro

Para madres y padres, la seguridad de nuestros hijos es prioritaria, por eso no les quitamos ojo durante el día. Pero ¿cómo hacerlo cuando dormimos? ¿Cómo podemos garantizar su seguridad por la noche?

Tanto si el niño duerme en la cuna o el moisés como si lo hace con nosotros, hay que tener en cuenta unas medidas de seguridad, válidas para cualquier forma de dormir:

1. Siempre boca arriba

La primera, y seguramente la más importante, es que los niños no deben acostarse boca abajo. Desde que hace años se cambió esta práctica, la incidencia de la "muerte en la cuna" descendió significativamente y por eso todos los organismos oficiales lo recomiendan. Acostarlos de lado, aunque fue la estrategia utilizada por muchos padres cuando se prohibió acostarlos boca abajo, tampoco se recomienda actualmente. ¿Hasta cuándo? Hasta que el bebé sepa girarse solo al dormir. En ese momento, ya podemos acostarlo de lado.

2. Sobre una superficie firme

En segundo lugar, la superficie donde duerme el bebé debe ser firme. Los colchones actuales lo son, en cambio son inadecuados los colchones de agua, los excesivamente blandos y los sofás, ya que el bebé podría quedar atrapado entre los pliegues blandos de ese tipo de superficies o con la cabeza entre ellos.

Lo mismo sucede con las almohadas: se han de evitar hasta los dos años. No la necesita y podría forzar la curvatura de su cuello, pero, además, si el niño se diera la vuelta boca abajo, pasaría como con los colchones muy blandos: su cabeza quedaría atrapada, con peligro de asfixia.

A partir de los dos años puede usar almohada (aunque sigue sin ser necesaria). Vigilemos que sea delgada, no muy blanda y del mismo tamaño que la cuna. Los materiales mejor que sean de fibra, que permitan la oxigenación y la respiración.

Por último, es preferible escoger una lavable, ya que los niños suelen regurgitar o vomitar si están enfermos, y con funda.

Vigile que no quede espacio entre el colchón y la pared o el cabezal para que el bebé no se pueda quedar atrapado.

Durmiendo con los padres con seguridad

Cuando un bebé comparte cama con sus padres (colecho), además de las recomendaciones generales explicadas en este artículo, hay que tomar algunas medidas adicionales para prevenir posibles accidentes.

Muchas organizaciones aconsejan dormir con el bebé porque -entre otros múltiples beneficios- fomenta la lactancia materna y contribuye a reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.

-En primer lugar, hay que evitar cualquier situación que implique que los padres no puedan vigilar a sus hijos; por ejemplo, que estén bajo los efectos de alguna droga o del alcohol o de alguna medicación que impida que se despierten.

-Si alguno de los padres está muy enfermo, también se desestima la práctica del colecho. Con fiebre alta o bajo los efectos de algún fármaco, es obvio que no se está en condiciones de atender adecuadamente al bebé.

-Y si la enfermedad es contagiosa, evidentemente es mejor mantenerse alejado del bebé. Pero como es difícil que los dos padres estén en esa situación a la vez, el que está sano puede seguir durmiendo con él.