Quantcast

Decálogo para sobrellevar los compromisos familiares


Redacción Agencias | 1/2/2018, 5:46 p.m.
Decálogo para sobrellevar los compromisos familiares

1 Ajusta expectativas. Conoces a tus familiares a la perfección. Ya sabes qué cosas no soportas en ellos y cuáles te ponen nerviosa. ¿Por qué saltar a la mínima? ¿Por qué reaccionar ante lo ya esperable? No tiene razón de ser que te indignes una y mil veces por lo mismo. Ocurrirá lo que es más probable que ocurra: lo que ya ha ocurrido antes. Espéralo y prepárate, que no te hierva la sangre por cosas que no puedes cambiar. Tu misión es tener la fiesta en paz, literalmente, no cambiar las conductas de nadie; con indignarte solo conseguirás pasar un mal rato.

2 Sé flexible. Prepararse implica esfuerzo personal. Hay ciertas cosas que no soportas, cierto, pero: ¿no las puedes dejar pasar solo por una noche? Piensa en ti y prioriza tu bienestar y el de tu pareja a medio y lago plazo por encima del desahogo inmediato.

3 Cambia tu diálogo interno: elimina mensajes negativos. Si lo que te lanzas a ti misma son mensajes catastrofistas la noche acabará seguramente como el rosario de la aurora; ya sea por los conflictos que puedan surgir o por la rabia que acumules y luego necesites descargar con tu pareja. Líbrate de mensajes internos que disparan el malestar y avivan los nervios. Decirte a ti misma "esto es insoportable", "esta persona es una impresentable" o "a ver si acaba ya este horror" solo te condiciona, te enerva y hace que la ansiedad se apodere de ti.

4 Y sustitúyelos por mensaje positivos o más adaptativos. ¿Acaso no has decido ya estar allí? Entonces tómatelo más bien como un "estoy cumpliendo con mi compromiso y por muy malo que sea nada horroroso puede pasar en unas pocas horas" o "Ya estoy aquí, voy a pasarlo lo mejor posible dentro de lo que cabe". Entrenarte en el control de tus propios pensamientos y sustituir pensamientos negativos por otros más adaptativos es un trabajo de autorregulación e inteligencia emocional.

5 Ponte una hora de salida mental. Es decir, una hora mínima, razonable y consensuada con la pareja hasta la que es educado quedarse y a partir de ahí considerarse libre para abandonar la reunión y dar por terminada la experiencia. Quizá hasta te sorprendas quedándote más tiempo del que habías pensado. Aun así, darte una hora de salida te proporciona control sobre la situación y te ayuda a delimitar el tiempo dedicado a algo que no quieres, como si fuera un pequeño paréntesis al que te has comprometido, y que no tiene por qué acarrearte ninguna consecuencia.

6 Planíficate con tiempo. Es importante planificar los compromisos antes de las navidades y no con la presión del tiempo que se echa encima y la invitación que tenemos que aceptar o declinar con fecha límite. Desde ya, con unas semanas de por medio, te recomiendo que organices una cena tranquila en la que habléis sobre cómo organizar las navidades.

7 Llega a un acuerdo en pareja… y de pareja, es decir, desde la familia que tú has creado y que también merece atención y tiempo. Este tipo de acuerdo parte de la sinceridad y no está sujeto a manipulaciones de ninguna de las dos familias. Ha de ser útil para dividir el tiempo entre las obligaciones de una y otra familia de manera razonable, sin olvidarte de dejar algo de tiempo para disfrutar en pareja o con tus hijos.