Quantcast

Arpaio, el alguacil más duro del oeste, quiere ayudar a Trump desde el Senado


Redacción Agencias | 1/10/2018, 11:59 a.m.
Arpaio, el alguacil más duro del oeste, quiere ayudar a Trump desde el Senado
Arpaio quiere ayudar a Trump desde el Senado | Foto Cortesía

A los 85 años y casi seis meses después de haber recibido un perdón presidencial que le libró de una posible sentencia de cárcel, el ex alguacil arizoniano Joe Arpaio quiere llegar al Senado para apoyar desde Washington a Donald Trump.

"Mi propósito será apoyar al presidente Trump en su agenda y apoyar sus políticas y estrategias", dijo en una entrevista con Efe Arpaio, quien fue alguacil del fronterizo condado de Maricopa por más de dos décadas, siempre rodeado de controversia y de demandas legales por su mano dura con los inmigrantes indocumentados.

El que fue conocido como "el alguacil más duro del oeste" sorprendió a muchos al anunciar este martes su postulación al Senado por medio de Twitter.

Según dijo en la entrevista, hasta el momento no ha hablado con Trump sobre su intención de ocupar el puesto que dejará vacante el actual senador por Arizona Jeff Flake, republicano muy crítico con el presidente y quien recientemente anunció que no buscará ser reelegido en las elecciones del próximo noviembre.

Arpaio, que en las elecciones de 2016 para renovar su cargo de alguacil de Maricopa fue derrotado por Paul Penzone, pretende impulsar desde Washington una plataforma en contra de la inmigración indocumentada y el tráfico de drogas.

Cuando se le pregunta por los jóvenes indocumentados amparados por el programa de Acción Diferida (DACA) que el Gobierno ha cancelado, dice estar de acuerdo con que se les dé un permiso de residencia permanente en EE.UU., pero considera que primero deberán ser deportados y devueltos a sus países de origen.

"El tema de DACA y darles algún tipo de amnistía es controvertido, creo que deberían regresar a sus países de origen, podrían convertirse en 'embajadores' de los Estados Unidos en sus países de origen y después permitirles regresar con un permiso especial, de forma legal", dijo Arpaio a Efe.

Durante años Arpaio acaparó la atención por su mano dura en contra de la inmigración indocumentada y sus sorpresivos operativos y redadas en calles y sitios de trabajo para arrestar a todo el que no tuviera papeles.

En el año 2013 él y su oficina fueron juzgados y declarados culpables de prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos como parte de una demanda entablada por la Unión Americana de Libertades Civiles (UCLA).

Además, un juez federal lo declaró culpable el año pasado de desacato a las órdenes de la corte, porque, pese a todo, continuó deteniendo inmigrantes indocumentados durante sus operativos.

Sin embargo, el presidente Trump le otorgó un perdón el pasado mes de agosto y lo salvó así de una posible sentencia de hasta seis meses de prisión.

Arpaio se mantiene firme a sus ideas sobre la inmigración indocumentada, que coinciden con las del presidente.

"No me gustan las 'ciudades santuario', creo que todos los departamentos policiales deberían cooperar con el Gobierno federal, tal y como yo lo hice cuando fui alguacil, si la gente viola la ley debe de pagar por ello, si la gente vive aquí de manera ilegal, debe regresar a sus países y tratar de regresar de forma legal", afirmó.

Es una "equivocación" dejar libre a personas que han cometido delitos, subrayó.

Otra de sus metas si llega al Senado será luchar en contra de los carteles del narcotráfico que usan el estado de Arizona para introducir sus cargamentos de droga en Estados Unidos.

El ex aguacil fue uno de los primeros en dar su apoyo a Trump cuando anunció su postulación a la Presidencia y ahora -señala- quiere ayudarle a "hacer a los Estados Unidos grande otra vez".

Arpaio aseguró que tiene el apoyo de diversos grupos en Arizona, entre ellos los hispanos. "Los hispanos legales", aclara.

El anuncio de la candidatura al Senado de Arpaio fue un duro golpe para varias organizaciones y agrupaciones que luchan a favor de los inmigrantes, las cuales aseguraron que nuevamente darán la batalla en las urnas en contra del "alguacil más duro del oeste".

Arpaio deberá derrotar primero en unas primarias fijadas para el mes de agosto a los otros candidatos republicanos, entre ellos posiblemente la congresista Martha McSally, quien se espera se postule oficialmente este viernes.