Quantcast

Nueva hoja


Fernando Mendez | 1/12/2018, 2:42 p.m.
Nueva hoja

Cada año, resolvemos cambiar algunas cosas en nuestras vidas. Tal vez queremos perder peso, viajar más, beber menos, gastar menos dinero, dominar un nuevo idioma o simplemente limpiar nuestros armarios. Y todos los años la mayoría de nosotros no logra hacer esas cosas o logramos un éxito parcial. Luego repetimos el proceso esperando alcanzar nuestras metas algún día. Si no es este año, el año siguiente.

En este caso, realmente no debería importar si tenemos éxito o si fallamos, el punto es intentarlo. Hemos leído algunos artículos sobre el tema y un ensayo muy interesante que apareció en el New Yorker nos implora no hacer ninguna promesa de cambio, continuar haciendo lo que hemos hecho el año pasado, y simplemente relajarnos. Preferimos promover la idea de cambio, de intentar mejorar, o quizás buscar nuevas formas de alcanzar nuestros objetivos. Lo que es una especie de sentido común sobre el tema es no intentar demasiado, no planear alterar nuestras vidas porque a menudo sucede orgánicamente, no de la manera en que lo planeamos y no en el momento de nuestra elección.

La gente viene y se va de nuestra vida cotidiana porque cambiamos de trabajo o nos mudamos a una nueva ciudad, o viajamos a lugares lejanos y hacemos nuevos amigos. En muchos sentidos, somos la suma de las personas que conocemos y las experiencias que acumulamos. Hay una sensación de renovación al tratar de adquirir más conocimiento, explorar nuevos lugares y conocer gente nueva. No necesitamos hacer cambios drásticos para sentir esa sensación de renovación, quizás lo único que necesitamos es hacer un inventario, evaluar cómo vivimos e intentar mejorar como Sísifo empujando la roca. Feliz año nuevo.

Ver la NOTA en Inglés AQUI