Quantcast

El Fin del Futbol Italiano


René Rincón | 7/12/2018, 3:18 p.m.
El Fin del Futbol Italiano
“El Fin del Fútbol Italiano” publicado por Marco Bellinazzo, periodista especializado en el área de negocios y finanzas, | Foto Cortesía

El periodista italiano Marco Bellinazzo revela en su nuevo libro las razones del declive del ‘calcio’ y predice que el traspaso del astro Cristiano Ronaldo a la Juventus no es la solución a la crisis del balompié azzurro.

La llegada de Cristiano Ronaldo a la Juventus de Turín curiosamente coincide con la publicación del libro “El Fin del Fútbol Italiano” publicado por Marco Bellinazzo, periodista especializado en el área de negocios y finanzas, cronista del diario italiano de circulación nacional Il Sole 24 y autor de libros como “El Napoli de Maradona”, “La economía del gol” y “Cómo las finanzas del mundo han transformado el fútbol”, entre otros. En el texto, Bellinazzo explica las razones que dejaron a la selección azzurra fuera del Mundial Rusia 2018 e indica la fórmula para volver a ser protagonistas. El Sol Latino Newspaper contactó al autor de la publicación en la ciudad de Milán, desde donde el escritor gentilmente ofreció detalles interesantes sobre las razones que propiciaron la crisis del ‘Calcio’, quiénes son los culpables y si existen reales posibilidades de volver a la era gloriosa.

¿Qué te motivó a escribir un libro sobre la decadencia del fútbol italiano?

“El declive de la Serie A, que en 20 años ha pasado de ser ‘El campeonato más bello del mundo’ a la cuarta o quizá la quinta liga de fútbol europea, lo que es una historia que debe ser relatada. Porque la caída no ha sido una condena inevitable del destino sino el fruto de errores, incompetencias de los dirigentes y el resultado de las dificultades políticas y financieras del país. Narrar esta historia e identificar las causas de la enfermedad son el primer paso para encontrar la cura. Ya no se puede seguir fingiendo”.

Has mencionado que el futbol italiano ha estado contaminado en la última década. ¿Qué factores específicos han causado esta enfermedad?

“La política, las finanzas, el sistema bancario y la economía dañada de Italia han contaminado y arruinado el fútbol del país en todos los niveles, a excepción de muy pocas islas felices”.

¿Qué diferencias existen actualmente entre el fútbol italiano y la Liga Premier, La Liga de España y la Bundesliga?

“Desde la década del 2000, mientras en Italia el dinero que fluía de los derechos televisivos se usaba solo para pagar en exceso a los jugadores de fútbol y sus agentes, en Inglaterra, España y Alemania se sentaban las bases de la revolución industrial del fútbol y la transformación progresiva de negociar los equipos. Otras grandes diferencias son los estadios de calidad, centros deportivos para las categorías inferiores, interconexión y redes comerciales para aumentar el marketing, internacionalización de la marca de los clubes y de las ligas y especialización en la manera de administrarla”.

¿Quién es responsable de este drástico declive, dueños de equipos, gerentes o agentes?

“Como siempre, los responsables pertenecen a todas las categorías del “negocio de fútbol", aunque no hay duda de que los propietarios y los gerentes de los equipos más destacados no han notado, ni han sabido reconocer la transformación de la industria deportiva vinculada al futbol y se han quedado atrapados en un espacio cada vez más pequeño y precario”.

¿Ha afectado esta crisis a la pasión que siente el aficionado italiano por su fútbol?

“Ciertamente. Los jóvenes, sobre todo, cada vez sienten menos atracción por los por los clubes italianos a la vez que sienten más fascinación por los equipos extranjeros, por estar adinerados, repletos de campeones y ser ganadores. Incluso con la incorporación de Cristiano Ronaldo a la Juventus será muy pequeño el cambio en el fútbol italiano. La Juventus por su estructura, fuerza económica y misión industrial ya ha alcanzado una dimensión internacional”.

¿Existen esperanzas de retornar a la época gloriosa del futbol italiano?

“Existen si nos comprometemos a hacer esas reformas y esas promesas repetidas durante años y que jamás se han cumplido. Construir estadios nuevos y modernos, más atención a los sectores juvenil y nacional, más competencia y profesionalismo gerencial en los directivos responsables de guiar a los clubes y sobre todo la afirmación de una visión colectiva de la gestión de la liga que supere los procesos legales y la desconfianza mutua en los intereses comunes del fútbol italiano”.