Quantcast

Mi abuelito tiene que operarse… ¿puede perder la memoria?


Por Judith Graham | Kaiser Health News | 5/4/2018, 5:59 p.m.
Mi abuelito tiene que operarse… ¿puede perder la memoria?

Hace dos años, el padre del doctor Daniel Cole, de 85 años, tuvo una cirugía de bypass cardíaco. No ha sido el mismo desde entonces.

"Olvida las cosas y pregunta lo mismo varias veces", dijo Cole, profesor de anestesiología clínica en la UCLA y ex presidente de la American Society of Anesthesiologists.

"Nunca volvió a tener la misma función cognitiva", continuó Cole, señalando que su padre era astuto antes de la operación. "Es un 80% de lo que era".

Es probable que este adulto mayor tenga una disfunción cognitiva postoperatoria (DCP), un trastorno poco conocido que afecta a un número considerable de adultos mayores después de la cirugía, dijo Cole.

Algunos pacientes con DCP experimentan problemas de memoria; otros tienen dificultades para realizar múltiples tareas, aprender cosas nuevas, seguir procedimientos que tienen múltiples pasos, o establecer prioridades.

"No se manifiesta de una sola forma. Diferentes pacientes se ven afectados de distinta forma", explicó el doctor Miles Berger, especialista en DCP y profesor asistente de anestesiología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke.

A diferencia del delirio, un trastorno agudo que aparece de manera repentina, y afecta la conciencia y la atención, el DCP puede involucrar síntomas sutiles y difíciles de reconocer que se desarrollan días o semanas después de la cirugía.

En la mayoría de los casos, es transitorio y los pacientes mejoran en pocos meses. Pero otras veces, no se ha determinado con qué frecuencia, esta afección dura hasta un año o más. El doctor Roderic Eckenhoff, vicepresidente de investigación y profesor de anestesiología en la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pennsylvania, comentó sobre un correo electrónico que recibió recientemente de un hombre de 69 años que había leído sobre su investigación.

"Este hombre tuvo una cirugía mayor hace 10 años, por supuesto con anestesia general. Desde entonces, ha tenido dificultades con tareas cognitivamente exigentes en el trabajo, como sesiones detalladas de preguntas y respuestas con sus colegas", dijo Eckenhoff. "Notó estos cambios inmediatamente después de la cirugía y asegura que nunca mejoró".

Hay muchas preguntas sin respuesta sobre la DCP. ¿Cómo debería medirse mejor? ¿Es realmente una condición independiente o parte de un continuo de trastornos cerebrales después de la cirugía? ¿Se puede prevenir o tratar? ¿Se puede distinguir a largo plazo del deterioro de la función cognitiva que puede acompañar a la enfermedad y al envejecimiento?

Eckenhoff dijo que en junio podría haber algo más de claridad sobre esta condición, cuando un importante documento que delinee las definiciones estándar para DCP se publique simultáneamente en seis revistas científicas y los expertos discutan los últimos avances en una cumbre de dos días.

Esto es lo que los científicos saben actualmente sobre DCP:

Antecedentes. La DCP comenzó a estudiarse sistemáticamente hace unos 20 años. Pero hay informes sobre pacientes que parecían cognitivamente comprometidos después de una cirugía que datan de 100 años atrás, dijo Eckenhoff.

Un informe publicado en 1955 en The Lancet destacó quejas comunes de familiares o amigos después que un ser querido se sometiera a una cirugía, del tipo: "Se ha vuelto tan olvidadizo... Perdió todo interés en la familia... No puede concentrarse en nada... No es la misma persona desde entonces".