Quantcast

Telemedicina: guía para entender las citas médicas a distancia


Steven Findlay | Kaiser Health News | 5/23/2018, 11:32 a.m.
Telemedicina: guía para entender las citas médicas a distancia

Dentro de la ley de presupuesto federal aprobada por el Congreso en febrero, se incluyó una disposición que amplía significativamente el uso de la telemedicina, una forma de atención médica muy publicitada, y que puede llegar a expandirse masivamente en los próximos cinco a 10 años.

"Hay un reconocimiento mucho más amplio de sus beneficios", dijo Mei Wa Kwong, directora ejecutiva del Center for Connected Health Policy, un grupo de investigación que promueve la telemedicina en Sacramento, California. "La disposición en la ley es el paso más reciente para hacer más accesible la telemedicina. Pero todavía hay mucho camino por recorrer antes que la mayoría de los consumidores conozcan esta opción".

La nueva ley permite que Medicare cubra los servicios de telemedicina para las personas que han tenido un accidente cerebrovascular y las que reciben diálisis, ya sea en el hogar o en un centro. También permite que los planes de Medicare Advantage (un tercio de los beneficiarios de Medicare usan esta opción) ofrezcan telemedicina como un beneficio cubierto.

Por separado, desde el 1 de enero, Medicare comenzó a autorizar que los médicos le cobren al gobierno por controlar a ciertos pacientes de forma remota usando herramientas de telemedicina, por ejemplo, monitoreando el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.

La telemedicina, también conocida como telesalud, utiliza computadoras, monitores de visualización, y software especial, para brindar servicios de salud virtuales.

Un ejemplo fácil de entender: un paciente se encuentra en su casa y tiene una visita electrónica con el médico que está en su consultorio. Están conectados a través de un enlace de video seguro.

A medida que la aceptación y adopción de la telemedicina se expande, también lo hace la cobertura. Todos los planes de salud privados, Medicare, Medicaid y programas de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos ahora cubren algunas visitas electrónicas, aunque con restricciones. Más centros de salud y hospitales están lanzando plataformas de atención virtuales. Y los sitios web que ofrecen servicios virtuales de "médico a pedido" están proliferando.

Sin embargo, también surgen preocupaciones. Los médicos temen que los reembolsos por las citas virtuales sean más bajos, y que la consulta a distancia afecte la relación médico-paciente. Dicen que, para condiciones como la faringitis estreptocócica, es mejor que se vea al paciente en persona.

A los economistas de salud les preocupa que las visitas electrónicas puedan aumentar los costos en lugar de limitarlos, por ejemplo, si los médicos y los pacientes abusan de estas citas, planificándolas innecesariamente porque son rápidas y fáciles. Además, las aseguradoras podrían presionar a los médicos para que tengan más visitas electrónicas en lugar de en persona para ahorrar dinero. Otros piensan que el acceso a equipos adecuados o acceso a Internet puede ser difícil.

"Hay un potencial de abuso", dijo el doctor Robert Berenson, experto en Medicare del Urban Institute. "Tendremos que evitar las jugadas y el mal uso del sistema. Pero, en general, ayudar a las personas a evitar el consultorio y las visitas al hospital innecesarias es algo bueno, si lo hacemos bien".