Quantcast

Dramático aumento de muertes por sobredosis de opioides en latinos… ¿por qué?


Martha Bebinger | WBUR and KHN | 5/28/2018, 5:54 p.m.
Dramático aumento de muertes por sobredosis de opioides en latinos… ¿por qué?
De izq. a der., Felito Díaz, Julio César Santiago, Richard López e Irma Bermúdez charlan en Casa Esperanza, un complejo que ofrece tratamientos, programas de residencia y vivienda temporal en Roxbury, Boston. | Jesse Costa/WBUR

Bermúdez dijo que la barrera del idioma mantiene a cualquier persona que no puede leer en inglés fuera del tratamiento desde el primer momento, mientras intentan descifrar sitios web o folletos que explican opciones. Si llaman a un número en la pantalla o entran a una oficina y "no hay traducción, no va a servir para nada", agregó.

Algunos de los latinos entrevistados para esta historia describieron sesiones de asesoramiento grupal, que forman parte de prácticamente todos los programas de tratamiento, en las que no pudieron seguir el hilo de la conversación. Recordaron haber esperado que un traductor llegara a su cita con un médico o consejero, y perderse la sesión porque el traductor llegó tarde o ni siquiera se presenta.

La Administración Federal de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMSHA), tiene un sitio web para encontrar tratamiento, que incluye listados en español. Pero varios proveedores de Massachusetts enumerados allí no pudieron decir cuántos traductores tienen o cuándo están disponibles. El sitio de SAMHSA está en inglés, y los traductores en español solo están disponibles por teléfono.

En Casa Esperanza, 100 hombres están esperando un lugar en el programa residencial masculino, por lo que el entrenador de recuperación, Richard López, pasa mucho tiempo al teléfono tratando de derivar clientes a programas que él cree que tienen al menos un traductor.

López dijo que, después de luchar con el correo de voz, eventualmente recibirá una llamada; y el agente generalmente ofrecerá poner al cliente de López en otra lista de espera. Y eso lo frustra.

"¿Me estás diciendo que esta persona tiene que esperar dos o tres meses? Estoy tratando de salvarla hoy", dijo. "¿Qué voy a hacer, llevarlas a mi casa y esposarlas para que no hagan nada?"

Emily Stewart, directora ejecutiva de Casa Esperanza, dijo que Massachusetts necesita una campaña de información pública en los medios de comunicación en español que explique las opciones de tratamiento. A ella le gustaría que incluyera un tratamiento asistido con medicamentos, que cree es algo que no se entiende bien.

Algunas investigaciones muestran que los usuarios de drogas latinos tienen menos probabilidades que otros de tener acceso o usar los medicamentos para el tratamiento de la adicción, la metadona y la buprenorfina. Un estudio indica que esto puede estar cambiando. Pero, latinos con experiencia en este campo dijeron que el acceso a la buprenorfina (que también se conoce con el nombre de Suboxone) es limitado porque hay pocos médicos de habla hispana que la recetan.

Una cuestión de machismo: “No es bueno llamar al 911”

En estos días, López tiene vínculos estrechos con los proveedores de atención médica, la policía y los escuadrones de rescate. Pero eso ha cambiado dramáticamente desde cuando estaba usando heroína. Explicó que, en las calles, "no es bueno llamar al 911" cuando una persona ve a alguien sufriendo una sobredosis. "Me podrían disparar, y aun así no llamaré al 911".

Es una cuestión de machismo, dijo López.

"Para los hombres de la casa, la palabra 'ayuda' suena como degradante", dijo. Llamar al 911 "es como exiliarte de tu comunidad".