Quantcast

Guía para entender por qué Trump quiere acorralar a Planned Parenthood


Julie Rovner | Kaiser Health News | 5/28/2018, 8:45 a.m.
Guía para entender por qué Trump quiere acorralar a Planned Parenthood
Luego de firmar el Título X, el Acta de Revisión del Congreso, el 23 de abril de 2017, el presidente Donald Trump posó, de izq. a der., con la administradora de los CMS, Seema Verma; la presidenta de Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser; la representante Diane Black (republicana de Tennessee); y la CEO y presidenta de Concerned Women for America, Penny Nance. | Foto oficial de la Casa Blanca por D. Myles Cullen

En 2016, el año más reciente para el que se han publicado estadísticas, el Título X atendió a 4 millones de pacientes, en cerca de 4,000 centros.

Los pacientes del Título X son abrumadoramente jóvenes, en su mayoría mujeres, y de bajos ingresos. Se estima que, en 2016, el 11% de los pacientes del Título X fueron hombres; dos tercios de los pacientes tenían menos de 30 años; y casi dos tercios tenían ingresos por debajo de la línea de pobreza federal.

¿Cuál es la relación de Planned Parenthood con el Título X y Medicaid?

Los sitios afiliados a Planned Parenthood representan aproximadamente el 13% del total de los lugares que reciben fondos bajo el Título X, pero prestan servicio a aproximadamente el 40% de sus pacientes. Solo alrededor de la mitad de los afiliados a Planned Parenthood realizan abortos, aunque la organización en su totalidad es la principal proveedora de abortos del país.

Planned Parenthood también obtiene mucho más financiamiento federal para servicios brindados a los pacientes bajo Medicaid (aunque no para abortos) de lo que recibe a través del Título X.

Para los legisladores que se oponen a la organización, el esfuerzo por sacarle a Planned Parenthood los fondos de Medicaid ha resultado más difícil porque la ley federal de Medicaid incluye el derecho de los pacientes a seleccionar a sus proveedores. Cambiar eso también requeriría una mayoría de 60 votos en el Senado. Entonces esa línea particular de financiamiento probablemente no esté en riesgo.

Mientras que los opositores a que Planned Parenthood reciba fondos federales han dicho que otras clínicas de la red de seguridad podrían compensar la diferencia si Planned Parenthood ya no participa en el Título X, varios estudios han sugerido que, en muchas áreas remotas, Planned Parenthood es el único proveedor de servicios de planificación familiar y el único que regularmente tiene todos los métodos anticonceptivos en stock.

En los últimos años, Texas, Iowa y Missouri han dejado de ofrecer servicios de planificación familiar a través de un programa especial de Medicaid, para bloquear el financiamiento de Planned Parenthood. Texas está buscando una exención de la administración Trump para que su programa, que prohíbe a los proveedores de abortos, aún pueda recibir fondos federales. Todavía no se ha tomado una decisión, dijeron funcionarios federales.

¿Por qué la participación de Planned Parenthood en el Título X es polémica?

Aunque Planned Parenthood no puede usar fondos federales para abortos, los grupos antiaborto afirman que los fondos federales son "intercambiables", y que no hay forma de garantizar que parte del financiamiento proporcionado para otros servicios no subsidie ​​de manera indirecta a los servicios de aborto.

Planned Parenthood también ha sido un blanco público por largo tiempo de las fuerzas antiaborto porque es un proveedor de alta visibilidad, y un defensor con voz potente de los servicios de aborto legal.

A principios de la década de los 80, la administración Reagan trató de separar el programa de sus fondos federales al exigir el permiso de los padres para que los adolescentes obtuvieran control de la natalidad. A eso siguieron los esfuerzos para eliminar el asesoramiento sobre el aborto.