Quantcast

Tortilla de espinaca para alegrar a los niños


Gustavo Rízquez | 10/1/2018, 11:43 a.m.
Tortilla de espinaca para alegrar a los niños
Esta receta colaborará para que la aceptación de este esencial nutriente pase de manera líquida al podio de los preferidos de los más pequeños. | Foto Cortesía

La espinaca suele ser protagonista de amores maduros. Los conflictos en los platos infantiles son legendarios, al punto que una nonagenaria publicación estadounidense impulsó al archiconocido “Popeye El Marino”, creación de Elzie Crisler Segar, comic que se destacaba por su gusto por las espinacas, verdura que lo hacían desarrollar una fuerza “sobrehumana”.

Hoy en día conquistar a los más pequeños para que acepten en el menú a la vieja Spinacia oleracea, debe tener el auxilio de varios sabores adicionales y un emplatado atractivo que los distraiga de la fama y mala reputación para el paladar que ha pasado de forma genética entre los niños del mundo.

Para dar ánimos a las mamás frente a la potencial frustrante tarea, los datos nutricionales pueden ser fuerzas que disuadan a sus niños y los recluten al mundo verde. La espinaca es rica en vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, y portadora de grupo B (B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9). Además contiene sustancias antioxidantes como los flavonoides,y carotenoides (la luteína y la zeaxantina, neoxantina). También es una buena fuente de ácidos grasos Omega-3.

Y si esto no es suficiente, se puede agregar que las espinacas promueven el transporte y depósito de oxígeno en los tejidos: la espinaca es una excelente fuente de hierro.

A este punto es definitivo que el asunto de las espinacas ha sido tema de conversación recurrente con los pediatras en torno a los beneficios de incorporar a la dieta de los niños alimentos ricos en hierro. La espinaca forma parte del grupo hemo o hem que compone la hemoglobina y la mioglobina.

Estas son proteínas que transportan y almacenan oxígeno en nuestro organismo. La hemoglobina, proteína de las sangre, transporta el oxígeno desde los pulmones hacia el resto del organismo. La mioglobina juega un papel fundamental en el transporte y el almacenamiento de oxígeno en las células musculares, regulando el oxígeno de acuerdo a la demanda de los músculos cuando entran en acción.

De allí que la ingesta de espinacas aumenta la fuerza muscular.

En este punto los datos ya deben haber hecho efecto en las cuidadoras de las nuevas generaciones. Ahora falta otro impulso. Es así que esta receta colaborará para que la aceptación de este esencial nutriente pase de manera líquida al podio de los preferidos de los más pequeños.

Y cómo lo haremos: Invitaremos a la fiesta de los sartenes a tres irresistible compañeros de juego. Hacemos referencia al queso amarillo tipo Americano, al inigualable queso mozarela, a especies suaves para sazonar y la textura de unos huevos bien batidos que evoque la historia de un cake al presentarlo en el plato.

Ingredientes

• 500 gramos de hojas de espinacas sin tallos

• 1 taza de caldo de pollo

• 2 cebolla contadas en juliana

• 125 gr de Queso Americano en lonjas

• 125 gr de Queso Mozarela en lonjas

• Pimienta, sal, orégano y paprika al gusto

• 60 gr de mantequilla

• 6 huevos

Modo de preparación

1- Los 500 gramos de hojas de espinacas previamente lavadas deben ser sometidos a un proceso de “blanqueo”, que no es más que pasarlas por una ducha de agua caliente por menos de un minuto. La verdura debe centrifugarse para eliminar el exceso de esa agua.