Quantcast

Cirugía bariátrica para niños obesos puede salvar vidas


Gustavo Rízquez | 10/4/2018, 10:02 a.m.
Cirugía bariátrica para niños obesos puede salvar vidas
En América Latina los casos son muchos. México no escapa de esa realidad. El Colegio de Cirugía Pediátrica recomienda la intervención como un recurso radical. | Foto Cortesía

De acuerdo a la Organización Mundial para la Salud (OMS), la obesidad infantil es uno de los problemas sanitarios más graves del siglo XXI. Actualmente la medicina pediátrica trata de alentar como solución la cirugía bariátrica, una opción en pacientes mórbidos.

La prevalencia de la obesidad infantil ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tienen sobrepeso o son obesos y la cifra tiende a aumentar con el tiempo.

De acuerdo a la tabla de la OMS para niños y niñas, un infante debería tener para su edad las siguientes tallas y pesos:

Recién nacido: 3,4 kg / 50,3 cm

3 meses: 6,2 kg / 60 cm

6 meses: 8 kg / 67 cm

9 meses: 9,2 kg / 72 cm

12 meses: 10,2 kg / 76 cm

15 meses: 11,1 kg / 79 cm

18 meses: 11,8 kg / 82,5 cm

2 años: 12,9 kg / 88 cm

3 años: 15,1 kg / 96,5 cm

4 años: 16,07 kg / 100,13 cm

5 años: 18,03 kg / 106,40 cm

6 años: 19,91 kg / 112,77 cm

7 años: 22 kg / 118,50 cm

8 años: 23,56 kg / 122,86 cm

Sin embargo hay casos registrados en diferentes latitudes, con preponderancia en país en vías de desarrollo, donde los pequeños registran pesos por encima del doble de lo que se supone deben tener de acuerdo a su talla y edad.

El niño más obeso del mundo pesaba 200 kilos a los 10 años. Se trata de Arya Permana, natural de Indonesia. El pequeño fue sometido a una cirugía de banda gástrica y actualmente pesa 70 kilos, pero muestra un terrible exceso de piel.

En América Latina los casos son muchos. Es así que México no escapa de esa realidad. Desde esa latitud es que el Colegio de Cirugía Pediátrica recomienda la intervención como un recurso radical para salvar la vida de los pequeños.

En tierras aztecas aún lloran la muerte del niño llamado Poncho, cuyo fallecimiento fue captado por las cámaras de vigilancia de su colegio, cuando en el patio de recreo en medio de una ligera caminata cayó al suelo muerto a los 12 años producto de un infarto fulminante. Su apariencia era la de un niño de talla grande, común dentro de nuestras comunidades, sin embargo ese estilo de vida que crea a personas “gruesas”, es una incubadora de muerte. Lo sucedió a Poncho, según la necropsia de ley, estuvo relacionado con una obstrucción en las coronarias, hígado graso e hipertensión, factores que se combinaron de forma fatal.

El doctor Francisco Gerardo Baños Paz, presidente del Colegio de Cirugía Pediátrica de Hidalgo, México, indicó que un recorte al estómago e intestinos en la infancia con obesidad es una tendencia nueva, pero que puede salvar vidas.

En quirófanos privados el costo ronda 25 a 30 mil pesos, estimó, al ser entrevistado sobre el próximo curso de Actualización en Patología Quirúrgica Pediátrica que organizan junto con el Colegio Hidalguense de Pediatría, en el Hospital del Niño DF.