Quantcast

Michael dejó muerte y devastación en su camino


Redacción Agencias | 10/12/2018, 2:29 p.m.
Michael dejó muerte y devastación en su camino
El número de muertos aumentará a medida que los cuerpos de rescate aparten escombros. | Foto Cortesía

El rastro de destrucción y muerte de Michael sigue aumentando y ya hay 13 muertos confirmados hasta el momento, aunque las autoridades estadounidenses temen que la cifra pueda aumentar en las próximas horas mientras avanzan las tareas de búsqueda de víctimas mortales bajo los escombros.

Mientras el ciclón se degradó ya en aguas del Atlántico, hoy se conoció que siete personas murieron debido a las graves inundaciones y fuertes vientos que Michael dejó antes de que su centro saliese por la costa sureste de Estados Unidos en la pasada madrugada.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, informó en una conferencia de prensa que cinco personas murieron a consecuencia de Michael, cuatro ahogadas en dos hechos aislados y otra, un bombero, en un accidente de tráfico.

Y en el vecino estado de Carolina del Norte dos personas más fallecieron cuando su vehículo chocó con un árbol caído por los fuertes vientos.

Estas pérdidas humanas se suman a las cuatro ya conocidas en Florida, otra previa en Carolina del Norte y una más en Georgia, donde una niña de 11 años murió cuando una estructura metálica le golpeó la cabeza tras atravesar el tejado de su vivienda.

El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long, dijo hoy en una conferencia de prensa que espera que las cifras de víctimas mortales sigan subiendo este viernes y sábado como resultado de uno de los "más devastadores huracanes en el país desde 1851".

Long recomendó a los que evacuaron que no regresen todavía a sus hogares, tanto porque con semejante cantidad de escombros y daños es peligroso, como porque permite además a los miles de soldados de la Guardia Nacional y efectivos policiales y de emergencia proseguir con sus tareas de búsqueda y rescate de damnificados.

Antes de que saliese al Atlántico, Michael dejó importantes lluvias en la costa sureste y vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora (95 km/h).