Quantcast

Caza deportiva en Colombia tiene los días contados


Gustavo Rízquez | 9/19/2018, 2:30 p.m.
Caza deportiva en Colombia tiene los días contados
La caza deportiva ha sido condenada por diversas instituciones. | Foto Cortesía

"Matar a un animal por recreación es desconocer los progresos alcanzados en materia de protección ambiental en el país". Con esta frase el Ministerio Público de Colombia argumentó el por qué ha propuesto declarar inconstitucional la caza deportiva en ese país suramericano.

Con esta iniciativa la Procuraduría colombiana da un seguro paso adelante y demuestra que como sociedad ha alcanzado un avance que denota una elevada espiritualidad y una holística comprensión de lo que significa internalizar que el planeta es el habitad de todos.

De acuerdo a un comunicado divulgado por las autoridades del Ministerio Público, ese poder del Estado aprecia que “no existe una justificación válida que permita determinar que su práctica es necesaria y que el sufrimiento que padecen los animales sea razonable o proporcional".

Los fiscales que están detrás de esta iniciativa desean realizar cambios en la Carta Magna porque las normas que amparan la caza deportiva en Colombia están en contra “de la dimensión ecológica de la Constitución política de la nación y de su sociedad, que siente el ineludible deber de proteger a los animales como seres sintientes y no como cosas”, detalló el comunicado.

Como punto de apoyo, la Procuraduría explicó que esa actividad no está justificada con argumentos de subsistencia, ni por el control poblacional de las especies, es solo una práctica a la que asisten los pobres de espíritu.

Esta iniciativa para los colombianos es de carácter urgente, y se requiere de la más enérgica de las voluntades para que se defenestre del "ordenamiento jurídico" las normas que permiten el maltrato animal "exclusivamente" para recrear a los seres humanos.

Y es que pese a que en Colombia se han presentado "avances significativos" en la protección de los animales, el órgano de control cree que el Estado "se ha quedado corto" en su protección.